Guía para un afeitado suave

Tanto si te afeitas a diario como si esperas a tener una barba corta para empezar, estos pocos pasos te ayudarán a disfrutar de un afeitado suave. En primer lugar, recuerda que es importante mojar la cara y aplicar la crema de afeitar o el jabón antes del afeitado. Si tu barba tiene varios días, es incluso mejor afeitarse después de la ducha, para que el pelo pueda absorber el agua y facilitar el afeitado.


Las mejillas

Comienza el afeitado con tu maquinilla de 5 hojas siguiendo el contorno de tu cara desde las orejas hasta la barbilla. Ten en cuenta que puedes utilizar directamente una maquinilla de 3 hojas si lo prefieres. Aféitate en la dirección del vello con movimientos amplios y suaves. Recuerda que debes enjuagar la afeitadora regularmente entre cada pasada. Sin embargo, no es necesario pasar varias veces por el mismo sitio.


El cuello

El cuello está más expuesto a los pelos encarnados y a las protuberancias de la cuchilla. Para evitarlos, aféitate desde la barbilla hasta el cuello. Si decides pasar varias veces por la misma zona, recuerda volver a aplicar crema o jabón.


La barbilla

Como el vello de la barbilla va en muchas direcciones, no es fácil afeitarse en la dirección del vello. Lo más fácil es afeitarse de izquierda a derecha si eres diestro, o al revés si eres zurdo. Evita hacer demasiadas pasadas en el mismo lugar.


Entre la nariz y la boca

A partir de esta fase, te recomendamos que cambies a una maquinilla de tres hojas para obtener más precisión. También puedes utilizar la cuchilla de precisión de la parte posterior de tu maquinilla de 5 hojas. Sin embargo, esto no es necesario; puedes seguir afeitándote con tu maquinilla de 5 hojas. Aféitate de la nariz a la boca, y luego de la boca a la nariz. Para conseguir un afeitado eficaz en la zona de ambos lados de la boca, empuja con la lengua para formar un bulto. Esto ayuda a dar forma a la zona para facilitar el afeitado.


La protuberancia de la barbilla

Afeita los pocos pelos que hayan quedado en la barbilla. Recuerda aplicar espuma si es necesario.


Con las herramientas y los productos adecuados, estos pocos pasos deberían hacer que tu ritual de afeitado sea más sencillo y eficaz. Por supuesto, estos consejos no están escritos en piedra, y con el tiempo seguro que encontrarás formas de perfeccionar tu propio ritual de afeitado.

¡Estás listo para revolucionar el mundo!

Deja un comentario